martes, 29 de septiembre de 2015

jueves, 24 de septiembre de 2015

Un caso para reflexionar sobre la seguridad del país.


 Soy empresario, mejor digo que quiero ser empresario y me iniciaba en los negocios, dedicándome a la compra de canales de res. viajaba  de manera frecuente generalmente  lo hacía  solo, pero a pedimento de  mi familia que se preocupa por mí, ocasionalmente, me hacía  acompañar por un amigo.
En uno de esos viajes, tuve la peor experiencia de mi vida, iba en compañía de un amigo y viajaba rumbo a Monterrey; llevaba la promesa de un rico ganadero, de hacer un excelente negocio. Viajábamos tranquilos, sin saber lo que nos esperaba más adelante.  En un lugar que nos pareció bueno, decidimos  cenar; nuestra pesadilla comenzó, cuando salimos de lugar.
Avanzábamos unos cuantos kilómetros, cuando un auto se nos cerró y otro más  se situó detrás de nosotros; de los dos automóviles bajaron una turba de jóvenes, que inmediatamente nos amenazaron con malas palabras y nos obligaron a bajarnos. Nos  gritaron, amenazaron y nos golpearon; se trataba de un asalto, ni duda cabe, un asalto violento, donde los criminales gozan torturando y atemorizando a sus víctimas.
En el momento que temía lo peor, se escuchó el ulular de una sirena, dije agradecido, “es la policía”, efectivamente la policía llegaba y los truhanes se dieron a la fuga  sin dilación.  Los policías se nos acercaron y empezaron a tratarnos como si los delincuentes fuéramos nosotros, yo les grité que los ladrones se escapaban, que los persiguieran, pero ellos no hicieron nada y a  nosotros nos llevaron como si fuéramos los asaltantes.
Íbamos muertos de miedo, nos llevaban por rumbo desconocido, nos decían que no nos preocupáramos, que nos llevaban con su jefe;  al llegar nos entregaron con un  militar, al que se dirigían con mucho  respeto: capitán le decían y,  nosotros nos creímos a salvo, pero este hombre ordenó que nos metieran a una  camioneta  sin quitarnos las esposas. Nos trataba en tono burlón, cuando intentábamos explicarles que sólo  éramos  comerciantes, y que íbamos a cerrar un negocio.
Por toda respuesta nos dio de bofetadas y ordenó a uno de los militares   que manejara; nosotros  íbamos temerosos, íbamos  atrás  con un frio de todos los diablos; volvieron a pasar  minutos y kilómetros, nuevamente el miedo y la zozobra nos invadía.  Llegamos a un rancho, vigilado por hombres armados que nos recibieron amenazadores; cruzaron algunas palabras y nos bajaron a rastras de la camioneta y el capitán se  marchó dejándonos a merced de los sicarios. Les gritábamos, rogábamos, suplicábamos  que no nos hicieran daño, que  éramos compradores de carne.
Los hombres con el  aspecto lúgubre de los  asesinos  nos golpearon para que nos calláramos. Nos decían violentos y amenazadores: ¡Todos dicen que son santos, pero ya sabemos a qué vienen cabrones,  ya se los cargó la chingada!
No se necesitaba ser muy inteligente para darse cuenta que era un grupo criminal, de los que controlaban la zona. Sabíamos por las noticias que eran muy violentos y  asesinaban a cualquiera que tuvieran sospechas de pertenecer a grupos rivales, para luego, enterrarlos  en fosas comunes.
La desesperación y el miedo nos  invadía, el corazón se nos salía por la boca y rogábamos  al santo cielo por nuestras vidas. El jefe llegó, un hombre viejo, creo que eso nos salvó la vida, el criminal inmediatamente reconoció  lo que éramos; yo le grité desesperado que lo único que hacíamos  por esos lugares, era ganarnos la vida.
Nos dejaron   cerca de una gasolinera, los delincuentes nos hicieron saber de la gran suerte que tuvimos, muchos  como nosotros  que no tuvieron esa suerte, estaban enterrados en el cerro.
A la fecha,  el escalofrió recorre mi espalda cuando recuerdo los sucesos, nunca volví por aquellos lugares, el miedo no me deja.




lunes, 21 de septiembre de 2015

El video más terrorífico de las redes sociales



Si te gusta aterrarte, miralo con atención.

Los videos de terror más impactantes



Imágenes no aptas para personas sensibles.

Los 5 videos de terror reales



Si eres cardiaco, abstente de mirarlos

10 videos de terror, se paralizará el corazón



Videos de terror, los más horrorosos de la red, el miedo te paralizará.

“Selfie del infierno"



Este cortometraje se ha virilizado en la red, más de 7 millones de reproducciones lo respaldan, lo protagoniza la actriz y productora Meelah Adams y está dirigido por Erdal Ceylan, de 'Fuck you Zombie' Video

Entradas populares