lunes, 11 de noviembre de 2013

La leyenda del caballo del diablo.





No se sabe a ciencia cierta el origen de esta criatura terrible del mal, una bestia de la noche escapada del mismo infierno; un demonio en forma de caballo que cabalga en las noches oscuras en busca de seres humanos  cuyas almas han perdido al llevar a cabo actos de suma maldad.

El caballo es negro como el mal de gran alzada, los ojos fulguran fuego y maldad. Al correr sus cascos despiden chispas y queman la tierra que pisa, dicen que  nunca jamás  la hierba nace en esa tierra maldita.

Quienes tiene el infortunio de escuchar su relinchido los fulmina el espanto, el corazón se detiene, encanecen y enferman de muerte. El caballo olfatea el mal, su malsano olfato lo conduce hasta la podredumbre del alma humana, donde el pecado  y los malos actos la han podrido y ya  corrompida apesta   más que la carne de animal putrefacto.
El enorme caballo  se muestra a los pecadores, a quienes han perdido su alma, a quienes huyen desesperados de la ley o de  sus pérfidos actos. Se muestra en toda su ferocidad, relincha y se para en dos patas amenazador; los ojos son cuencas donde refulge el fuego del infierno y por las narices arroja azufre hirviendo. 

Quién ha perdido su alma no ve la maldad más  pura frente a sus ojos pervertidos por el pecado  y se acoge a la protección de la bestia del mal que huye con su carga relinchando horriblemente, perdiéndose en la noche y en la entrada  del infierno que se abre como una gran fauces en tierra maldita.

Entradas populares