martes, 15 de octubre de 2013

Receta para convertirse en vampiro.




Les voy a revelar un secreto, no es un secreto cualquiera, ni para oídos medrosos y pobres espíritus.
A mí me fue revelado hace mucho tiempo.  Me encontraba enfermo y débil, desesperanzado me preparaba para una muerte cruel y miserable, fue cuando me entregaron el secreto,  la receta que me salvó la vida y me hizo una criatura  fuerte que ha vivido muchos, pero muchos años.
Soy un vampiro, vivo de noche y le temo a la luz del sol, pero es el precio justo que se paga. ¿Pero cuál es la receta para convertirse en vampiro? ¿Qué te muerda otro vampiro? ¡Eso es  charlatanería! Si quieres convertirse en vampiro debes desear con el alma ser vampiro.
Antes que nada necesitarás tres murciélagos vampiros que se  hayan alimentado de sangre, los que comen frutos no sirven.
Los vampiros los secarás al sol y los molerás hasta que sean polvo fino que guardarás en una bolsa.
Debes buscar mandrágora, debes buscarla bajo una ceiba donde hayan colgado  a un inocente, debe ser en luna llena y a la media noche, escarba con cuidado y ten a la mano un saco que al sacarla de la tierra la mandrágora intentará escapar soltando chillidos espeluznantes, ármate de valor y atrápala, si no tiene forma humana déjala ir y sigue buscando hasta encontrar una que si tenga forma humanoide.
La mandrágora es el ingrediente principal, si la encuentras, casi lo has conseguido y si llevas acabo las instrucciones pronto serás un vampiro con todos sus atributos.
Es necesario una gallina negra que debes corretear por tres días  hasta que desfallezca y con ella fabricar un   caldo blanco.
Lo mismo debes hacer con un chivo, lo corretearás tres días, el chivo enflacará y  también harás un caldo blanco.
Retirarás la carne y atrapando con cuidado la mandrágora que intentará escapar la  hervirás  en el caldo, las mandrágoras son muy resistentes intentará escapar del caldero, no dejes que lo haga. Cuando la mandrágora desista  de escaparse se tenderá en el fondo y dejará escapar su energía mágica en el caldo, es en ese momento que debes usar el polvo de murciélago, debes dejar hervir por un tiempo, cuando el menjunje adquiera color de sangre debes envasarlo.
No es necesario recordar que la poción debe realizarse en caldero de barro, evitar el metal.
Debes buscar un lugar oscuro, muy oscuro, sin testigos que te puedan perturbar, por la noche beberás el brebaje sin respirar  y te tumbarás en la cama, donde dormirás por seis meses, al despertar serás todo un señor vampiro, que evitará la luz del sol y tendrá sed de sangre todo el tiempo, te querrás ver en el espejo, pero nunca más lo podrás hacer, tu figura ya no tendrá reflejo.


Entradas populares